Tres

Dos veces caí en sus redes

y dos veces salí de ellas.

Dos veces me rendí a mujeres

y dos veces sentí la pena.

Dos veces lloré amargamente

y dos veces sentí sin medida

el amor correr por mis venas.

Ya dice el refrán

que no hay dos, sin una tercera.

Después de dos veces

puedo gritar muy alto

¡Me enamoré una tercera!

Habla ahora

Habla, no pares,

dime cosas con esa boca

tierna, esa perla

hecha boca.

 

Habla, habla no calles,

dime cosas muchacha,

con tus ojos de miel golosa,

habla ahora, rápido,

todo lo que puedas.

 

El silencio se agolpa,

se agolpa en tu cuarto,

en la casa, en tu mesa.

 

El silencio nos traga,

nos inunda, nos abruma,

ya no hay tiempo,

tiempo de hablar ahora.