Prefiero que te equivoques y permanecer a tu lado

Prefiero que te equivoques y gozar de tus abrazos

Prefiero que te equivoques mil veces si hace falta

 

Tú pon la cordura que yo ya pongo yo la locura

Tú pon la simpatía que ya pongo yo las risas

Tu pones las palabras y yo las risas

 

Pequeña, tu eres la luz en mi tiniebla

el oasis en mi desierto, el hombro en mi tropiezo…

No permito que te hundas, que con ello nos va la vida de toda la gente a la que iluminas.

Anuncios

El beso

Oscuro el beso leve

fugaz y breve

alarga el ansia esclava

de un beso hervido en agua.

Fugaz el sentimiento espeso

desnuda el beso nulo

insulso y moribundo beso

derramado en la boca.

Pegado en la mejilla

el beso de esos labios

aplaca el sentimiento extraño.

Volátil en el aire

esparcido de tu labio

el beso me emborracha el ánimo.

CÓMPLICES

 

Mañana al despertar al alba (miradas..)

caricias mil (o más..) -benditas siempre-

el juego del arrullo mío y tuyo…

que nos reúne en el abrazo (fusión encendida)

Complicidad y amor que amasados quema

pero no daña, sino mas bien congrega (o pega…) Almas.

y une seres en tu espacio

y en mi tiempo que no es poco

sino mucho y nada… (ahí queda eso guapa…)

es la sinrazón del que ama sin los límites

y el que quiere sin medida en un tiempo que no pasa

en un espacio que no abarca

Repartidos por labios (como besos a quema ropa).

Complicidad sistemática (vitaminada y en tableta)

deseos y recuerdos al golpear las almas

y al volar con unas alas que sin esfuerzo

te despegan del suelo con la inercia del planeo…

Volando voy, volando vengo desde

el cielo a tus brazos, a tus caricias

a tus besos (la paz me das, la paz te dejo)

y en comunión con el silencio somos

cómplices del viento, un abrazo en un momento

y abrazo en el siguiente, así eternamente (amasados)

Inmensos en la locura que son nuestros

besos, en la sensatez de nuestra unión

loca y desmedida que alguien llamo locura de amar

y yo llamo cordura de amor,  y venga (ahí queda eso…)

te quiero en este tiempo y el que venga…

Eres

Eres la luz de la mañana,

tan clara y deseada.

Eres las olas del mar,

tan juguetona y salada.

Eres el viento estival,

tan cálida y ardiente.

Eres un ave tropical,

tan exótica y misteriosa.

Eres una diosa griega,

tan voluptuosa y perfecta.

Eres un ser angelical,

tan bella y bondadosa.

Eres el aire que respirar,

tan necesaria y vital.

Eres la flor del rosal,

tan fresca y natural.

Eres y siempre serás,

esa mujer a la que amar.

Eres y siempre serás,

una sonrisa que besar.

Eres y siempre serás,

el amor que venerar.

Esta es mi derrota

Sin nada en mi vacía cara

y la mirada prendida en la solapa

tus pensamientos me desnudan el alma

para helarme la fibra, para matarme la sonrisa.

Tu batalla está ganada antes incluso de disparar las salvas

traicioneras y certeras, crueles y explosivas.

Sin gota ya en mis vacías venas

y la sangre esparcida en la camisa

tus besos ahogan mis gritos

para evitar los refuerzos, para evitar las treguas.

La victoria es tuya antes incluso de comenzar la guerra

cruel y sangrienta, vil y rastrera.

Sin la marcial marcha guerrillera

y las campanas tañendo en la campiña

tus postreros ataques destruyen mis defensas

para vencer mi oposición, para conquistar mi bandera.

La triunfal entrada de tus huestes guerreras

sofocan la rebeldía, aniquilan mi milicia.

Y en el potro de las más dulces torturas

reconozco que, esta es mi derrota.