Pan, chocolate y fresa

Como el pan eres tierna,

amarga como el chocolate,

como la fresa dulce.

Eres pan, chocolate, fresa

te quiero amarga, tierna, dulce.

Eres el pan que alimenta

mi hambruna perenne

mi sueño suspendido

mi vitalidad profunda.

Eres el chocolate amargo

de mis noches locas

de mis días guerreros.

Eres la fresa dulce

que endulza mis adentros

que guinda mi postre.

Anuncios

Melodías de seducción (Poema IV)

Si hoy al sucumbir al sueño

no alcanzo a sentir tu cuerpo

abrazando mis pensamientos,

seguro que al despertar,

empapado de lágrimas

encontraré mi lecho.

 

Si hoy al despedirme del día

no siento tu rostro

plasmado en mi pupila,

seguro que al despertar

al nuevo día

oprimido hallaré mi pecho.