Tres

Dos veces caí en sus redes

y dos veces salí de ellas.

Dos veces me rendí a mujeres

y dos veces sentí la pena.

Dos veces lloré amargamente

y dos veces sentí sin medida

el amor correr por mis venas.

Ya dice el refrán

que no hay dos, sin una tercera.

Después de dos veces

puedo gritar muy alto

¡Me enamoré una tercera!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s