Poema 4 (Estados del alma)

La noche es mi residencia terrenal, es la sonrisa perdida,

la noche, esa noche de ese día en aquel sitio en esa hora.

Mi noche de noches, de susurrantes frases trémulas,

júbilos festivos de una luna distante, pálida, fría…

 

La noche de ese día, silencio, palabras, risas, caricias

hoy no hay nada en la sombra que quite mi alegría.

Tú, yo, la noche y el tiempo que no corre

despacio, lento, que no se acabe el momento, saborea

disfruta de la noche, de mi risa, del encuentro.

 

Dos en un instante y uno al siguiente.

 

Se fue la sombra, volvió, volvió,

volvió, volvió, volvió, volvió.

 

Volvió el día, la noche que se yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s