Nunca más

En sintonía con mi silencio,

una voz me habló en mis sueños

sueños borrachos de noches quietas (locas),

la voz dulce y diáfana, desnudó mi sonrisa,

acaricio mis deseos nacidos en mis adentros.

Goteo tras goteo, mesurado de mi calma,

goteo tras goteo condensado de mi alma

la voz tan dulce de tu boca,

esparció tu esencia empapando las sábanas.

El silbido ronco de mi ser yaciente

ahogo ridículo, mi estado ausente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s