XXIII

Sin saber un día, en el mundo habrá rosas que no huelan,

muñecas que no lloren, personas que no quieran.

Pero mientras haya en el mundo una persona que te quiera,

un amor que te queme, habrá en los libros poemas,

en las calles gente y en tu corazón mil flechas…

 

Pero mientras decidas andar sin ataduras, sin mil reproches

y tu miedo a la vida se lo traguen las golondrinas,

habrán canciones, cuentos, poemas

que te caten, que te alaben, que te rimen.

 

Pero mientras las aguas de los ríos,

remojen tu carne, las amapolas respiren gases.

Habrá en el mundo arpa que te arranque mil notas.

 

Mientras eso pase habrá poesía.

 

PD: Este es mi sentido homenaje al gran Gustavo Adolfo Becquér.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s