Cura

Derecho a una tranquilidad inversa

las circunstancias me empujan

precipitando mi savia jugosa

a estrellarse en la inocencia.

 

Perdido estoy en un mundo tan hipócrita,

tan dado ocultar los sentimientos

para narcotizar sus efectos.

 

Mi rabia es momentánea,

un respiro de un aire inmaculado

y mañana estoy curado.

Peor será para mi alma migratoria

perdida ya en los cielos de la tuya,

bebiendo de rencores rancios

en las charcas de mi paciencia.

 

El origen de mi letargo

será el final de mi tortura,

el declive de mi ansia más pura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s