La sombra pasa

la sombra pasa y yo me aferro a ella,

bajo mis pies descalzos, siento la arena moldeando mis huellas,

el mar acuna las olas, que desdibujan la playa.

La sombra pasa, ya no nubla mi vista

yace en el olvido todo en silencio, un cúmulo de males rancios.

La luz de un sol dorado y radiante me devuelve de un abismo impuro,

la sombra pasa, de un negro atroz, a un blanco puro.

Pasa y sigue pasando y todo lo extraño, lo inútil, lo malo, se va borrando.

El manto gris que cubría los recuerdos, se disipa en volutas de humo,

la sombra pasa  y la oscura cortina, manto incluso que me cubría antaño

ya no entorpece mis vacilantes pasos.

La sombra pasa y siento tus labios libar los míos

en la comunión del sueño, en el acompasado latido sordo.

La sombra ya disipada, lejana, vulgar nubecilla

da paso a un mañana de armonía, a un renacer de cuento.

La sombra, siempre ella, cernida sobre mi cabeza, nublando mis ideas

¿Será cierto que pasa? Sí , la sombra pasa

y al volver la vista al lejano horizonte de mi vida,

parece vagar sin rumbo, alejándose mucho.

El eco de tu voz resonando en mis tímpanos,

el latido de tu pecho acompasado y nítido,

la caricia recreándose en tu piel,

las miradas azuladas tímidamente chocando.

Es definitivo, la sombra pasa

y el día claro, como mis sentimientos

amanece de nuevo después de una larga noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s