No me busques…

 

Lúgubre pasar de mi tiempo, nubes de algodón en mis orejas, ya no escucho más quejas.

He agotado mis fuerzas en satisfacer ovejas, que pacen de mi paciencia y alimentan mi hastía indiferencia. Loco en mis ideas, que se alejan del pesado plomo que arrastro en mis cadenas. Loco, muy loco, por amarte hasta mis últimas fuerzas, ¿De qué sirvió mi amor? ¿Acaso gane el cielo? Solo lágrimas y penas, y ahora ya me ido y me buscas…

Pues no me busques que me encontrarás guerrero, me encontrarás dolido y mis palabras serán puñales certeros, serán la maza que resquebraje el hielo de tu alma.

Muchas veces en silencio he rezado al dios del trueno, “¡Lánzame los todos!”

Y no me escuchaba, y en eso se parecía a ti, no me escuchabas… Y ahora que ya no necesito tu aliento para mover mis huesos, yo se que me buscas, pues no me busques que me encontraras y mis reproches te parecerán el vendaval que derribe tus ramas de Sauce… Y pensar por un instante que di por ti mi alma y mi alegría, por apuntalar tu mundo, como Atlas castigado, pues he roto las cadenas que me ataban a tu mundo,  y se que me buscas, pues no me busques…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s